Chivas revelan secretos del éxito

[picapp align=”center” wrap=”false” link=”term=guadalajara&iid=8161637″ src=”9/d/9/4/BICENTENARIO_TRAIN_REAL_a682.JPG?adImageId=11025408&imageId=8161637″ width=”500″ height=”333″ /]

Previo al juego de esta tarde ante Jaguares donde las Chivvas buscará su noveno triunfo consecutivo de la temporada en Chiapas a las 17:00 horas, el “Güero” revela sus secretos para formar a un equipo ganador.

En seis puntos, Real basa la buena racha de su equipo, logrando una efectividad del 100 por ciento en este Bicentenario 2010, y a un paso de lograr la clasificación a la Liguilla, algo que no consiguen desde hace tres torneos.

“(Los secretos son) principalmente el trabajo, tener una idea bien clara de a qué vamos a jugar, disciplina, un compromiso que hace que el equipo esté muy unido.

“A partir de que se reconoce que algo no se ha hecho bien en las temporadas anteriores y que estamos en deuda y nos comprometemos todos a trabajar en equipo y la unión que ha tenido el equipo y por último lo que debería ser lo más importante, la calidad del equipo”, explicó.

“Todo eso parte a raíz de que antes de la temporada se analizaron las temporadas anteriores y nos dimos cuenta claramente lo que faltó hacer, se está poniendo ahora por delante en relación a trabajar mucho más de lo que se ha trabajado, no sólo en tiempo, en calidad, a cuidarse más, a tener una mejor disciplina, a hablar solamente entre nosotros, que el equipo esté muy unido”.


RECONOCER EL ERROR
Como toda situación en la vida, lo primero que se tiene que hacer para cambiar algo es reconocer la equivocación. En las Chivas entendieron que no podían seguir fracasando, y a decir del “Güero”, se pusieron a trabajar en este punto desde que concluyó el torneo pasado.

Los tres torneos sin lograr acceder a la Liguilla, el haber quedado entre los últimos cinco lugares de la tabla general, en donde además tuvieron tres técnicos diferentes, fueron factores que los hicieron recapacitar para cambiar el rumbo.

“Yo creo que los muchachos ha llegado un momento en que se han dado cuenta que no puede pasar más tiempo (jugando mal) porque viene el Mundial, porque han pasado tres temporada sin clasificar, porque terminan contrato, porque saben que su nivel puede ser mejor, se han juntado muchas cosas y nosotros con la confianza, comunicación y el conocimiento que tenemos a fondo de los jugadores, hemos podido aprovecharnos unos y otros para trabajar bien, para tener armonía y para buscar tener la mejor respuesta partido tras partido”, comentó.

EL CONOCIMIENTO DEL PLANTEL
Dentro del cuadro titular del Rebaño, únicamente Adolfo Bautista y Aarón Galindo no pertenecen a las Fuerzas Básicas del Guadalajara, por lo que Real conoce a la perfección a todos sus elementos, pues a la mayoría los tuvo desde que iniciaron su formación como profesionales.

Como lo manifestó el entrenador ésta ha sido quizá su mayor fortaleza, pues sabe de forma acertada lo que un jugador puede rendir en la cancha hasta dónde exigirle de acuerdo a su capacidad.

“Al conocerlos y al conocerme sabemos perfectamente los alcances de cada uno, sabemos que por diferentes razones algunos han estado en un nivel del que todavía se puede pensar que pueden elevarlo, y ese ha sido un compromiso del cuerpo técnico.

“Hacer un trabajo que permita que crezcan los jugadores, que se preparen mejor y que lleguen a conseguir su mejor nivel a partir del trabajo en base a su talento”, expresó.

Muestra de ello es que colocó por ejemplo a Jonny Magallón como lateral por izquierda, cuando con anteriores técnicos jugó como central, y a la fecha le ha dado resultados.

LA DISCIPLINA
El punto donde todo el trabajo y demás factores para tener a un Guadalajara ganador fue la disciplina, Real sabía de antemano los problemas extra cancha de sus jugadores y fue enérgico en este sentido.

Casos de jugadores separados del primer equipo cuando el Rebaño no marchaba bien como Carlos Ochoa, Alberto Medina, entre otros, de quienes se dijo llegaron a trasnocharse y después ir a entrenar, fue algo en lo que el técnico se puso a trabajar de inmediato, la solución más prática, lo económico.

“Fue parte de lo que se habló antes de la temporada, de que las partes que en algún momento no se hicieron bien, no podíamos volver a equivocarnos en esta temporada, y que el cometiera alguna falta no iba a haber ninguna otra forma de hacerle saber su equivocación que con una sanción, y la sanción sería económica, no solamente que no entrenen o que no jueguen, sino donde más duele que es el bolsillo”, dijo.

COMPROMISO
Tanto en la cancha como fuera de ella, ahora se ve a un Guadalajara más comprometido, dedicado a su trabajo y esperando reivindicarse con su afición y con ellos mismo, según dijo el entrenador.

La defensa por ejemplo, que el torneo pasado fue última empatada con otros tres equipos al permitir 29 goles, ahora, a medio campeonato solamente ha recibido seis.

“La respuesta ha sido excelente en todos los aspectos, no tengo ninguna queja, están poniendo todo lo que les toca poner, en entrenamientos, en partido, en cuidarse fuera de la cancha, en todas las cuestiones extrafutbolísticas, en todo, la verdad es una conducta tan excelente en todos los aspectos que eso pues repercute a la hora de los partidos y finalmente a la hora de los resultados”, indicó.

LA CONFIANZA
Aguantar y esperar que el jugador volviera a creer en sí mismo fue otro factor para lograr el éxito.

Aún cuando los resultados en lo individual no llegaban para alguno de sus jugadores, el “Güero” decidió darles continuidad, a diferencia de otros entrenadores, quienes “resolvían” el problema mandando a la banca al futbolista esperando que el cambio les diera resultado.

Omar Bravo es un ejemplo claro de este aspecto, si alguien conoce al delantero es el técnico, y pese a su falta de gol, Real ha decidido incluirlo siempre en su esquema titular, pues como dice, ahora realiza otras funciones y es cuestión de tiempo para que vuelva a ser el goleador que alguna vez fue.

“Volvieron a tener confianza en sí mismos, el primer partido que me tocó dirigirlo lo que sentí es que no tenían seguridad, una desconfianza muy fuerte, era notorio que habían perdido seguridad, y el poder provocar que tomaran iniciativa, que fueran adelante, que hubiera confianza creo que los animó y permitió soltarse al grupo”, reconoció.

TRABAJO EN CANCHA
Nada de lo que mencionó antes Real serviría si los jugadores no trabajaran de forma integral cada semana. En base al compromiso generado por cada uno de los integrantes del plantel, y la planeación de una buena pretemporada, se sentaron los cimientos para el éxito rojiblanco.

“Todos los aspectos se consideraron, lo físico, lo técnico, lo mental todo está considerado, todo está planeado de inicio y conforme van dándose las etapas estamos adaptándonos y modificando lo que se tenga que modificar, pero yo creo que en todos los aspectos la respuesta colectiva e individual ha sido muy buena”, mencionó.

“Siempre hay cosas por mejorar, por trabajar, trabajamos cada semana a lo que nos está sucediendo en el partido inmediato anterior, y eso nos permite no hacer confianza, no hacer menos a ningún rival por menos o más puntos que tenga, por menos o más jerarquía e historia que tengan y vamos enfrentando a los rivales partido tras partido, semana tras semana”.

Anuncios