Daño colateral

[picapp align=”center” wrap=”false” link=”term=bicentenario&iid=8358202″ src=”7/d/6/5/BICEN_SOC_HERNANDEZ_56b0.JPG?adImageId=12042110&imageId=8358202″ width=”500″ height=”333″ /]

La liga que conocemos hoy promete ser diferente a partir del lunes. No sólo se van 17 jugadores claves para muchos equipos, también algunos extranjeros fundamentales dejaran de meter la pierna, ¿Cambian, entonces, las condiciones…?
El daño colateral que la selección mexicana y el Mundial de Sudáfrica provocarán en el campeonato mexicano podría cambiar las condiciones, el nivel, los candidatos y la capacidad de los equipos.
Para empezar Chivas, el líder general, perderá a cinco titulares y otros equipos como Pumas y Cruz Azul extrañarán a jugadores fundamentales en su columna vertebral. Suplir a esos elementos no va a ser sencillo.
No olviden, además, que el éxodo de 17 de los mejores jugadores de la liga tiene que manifestarse directamente en el nivel de la misma. Si Javier Aguirre tuvo, en apariencia, problemas para encontrarse a esos 17, se puede imaginar usted los problemas que tendrán los entrenadores de los equipos sacrificados para encontrar a los suplentes de esos 17.


Pumas, un equipo que viene de menos a mas, tendrá que afrontar el resto del torneo de liga, donde pelea por su clasificación, y las semifinal de vuelta de la Concacaf sin tres jugadores como Israel Castro, Efraín Juárez y Pablo Barrera, fundamentales en el esquema de Ferreti.
Cruz Azul, por ejemplo, pierde sólo a Gerardo Torrado, su capitán y el alma del medio campo, pero ante la proximidad del Mundial ¿usted cree que el paraguayo Christian Riveros, un indiscutible de la selección de su país, se aventurará a “meter la pierna” o jugar a tope? Lo mismo podría suceder con el America, que cedió a Guillermo Ochoa y a Juan Carlos Valenzuela, pero que podría perder, mentalmente, a Jean Bouseajour, otro de los indiscutibles en la selección chilena de Marcelo Bielsa.
El torneo puede ser distinto a partir del lunes. Sin embargo –lo que son las cosas– el campeón Monterrey no ha sufrido ni sufrirá ninguna baja en camino al Mundial de Sudáfrica y ahora está concentrado únicamente en el torneo de Liga tras ser eliminado en la Libertadores. Para mí, es más aspirante que nunca al bicampeonato.
Los torneos premundialistas son raros y tienen que serlo cuando una selección decide enviar a 17 jugadores –algunos de ellos, los mejores– de vacaciones después de la fecha 13 y los concentra 60 días antes del Mundial. El torneo sufre, se amarga, se ausenta, se desnivela, se rompe. Disfrutemos de los últimos 90 minutos. Lo demás, tendrá sus dudas

Anuncios